Conoce tu nivel de fatiga con HRV

La alimentación, el descanso, el trabajo, el entrenamiento, las enfermedades, etc. afectan a nuestro organismo y pueden provocarnos fatiga y perjudicar nuestro rendimiento.

Gracias a la “Variabilidad de la Frecuencia Cardiaca” (HRV), podremos conocer el nivel de estrés de nuestro cuerpo y decidir si seguimos apretando, si bajamos carga o descansamos completamente.

¿Qué es la Variabilidad de la Frecuencia Cardiaca (HRV)? 

Siempre había pensado que el tiempo entre las pulsaciones de mi corazón era constante. Pero resulta que no es así, que nuestro corazón no es un reloj suizo, y el tiempo entre pulsaciones sigue un patrón variable en función del estado físico y mental de nuestro organismo.

La variabilidad entre pulsaciones es menos constante estamos en reposo y se optimiza cuando empezamos a meterle caña mejorando así su rendimiento.

Esta información trasladada al deporte, nos sirve de orientación para controlar el volumen y la intensidad de nuestros entrenamientos. Si en reposo tengo un HRV bajo, podré entrenar sin problemas e incluso subir niveles de carga; pero si tengo un HRV alto, será mejor descansar o realizar sesiones regenerativas.

La explicación científica se basa en la relación que existe entre el sistema simpático y parasimpático, encargados de gestionar y dar respuesta a los estímulos que recibe de nuestro cuerpo y del exterior. Si os interesa la base ciéntifica encontréis artículos muy interesantes en la red.

Hasta aquí genial, pero… ¿Cómo puedo medir mi HRV?.

Actualmente, gracias a los teléfonos móviles y relojes deportivos, lo tenemos bastante fácil. Solo necesitaras un dispositivo y una cinta de pecho HRM. Debido a la baja precisión del sensor de frecuencia cardiaca de la muñeca no se recomienda su uso para obtener estos resultados, de echo muchas aplicaciones solo funcionan con una cinta.

La duración del test es de 3minutos y se recomienda realizarlo de forma diaria, justo después de levantarse. Para ello solo deberemos ponernos de pie con la cinta HRM en el pecho, realizar 10 respiraciones profundas y después darle a la aplicación para que nos calcule nuestro HRV.

El valor obtenido se expresa en una escala del 1 al 100, donde 1 és l nivel de estrés más bajo y 100 el más elevado. Es resumen, que si llevas muchos dias entre 70 – 89 tocará bajar carga.

Cómo entrenador quiero encontrar las cargas de entrenamiento óptimas a las que puedo someter un atleta para provocar una reacción que le ayude mejorar su rendimiento deportivo. Pero dar con la carga exacta es complicado y pasarnos en exceso o defecto, puede provocar una reacción contraproducente que no solo frene una correcta evolución, sino que llegue a invertir-la.

Existen diferentes métodos que intentan merdir el grado de estrés a la hemos sometido al cuerpo en una sesión de entrenamiento. Seguramente habréis oído hablar de los TSS, TRIMS, RPE, etc.. pero el análisis de estos indicadores lo dejaremos para más adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *